Se acerca el verano y nuestros perros se exponen a altas temperaturas.
Debemos ser conscientes de que el calor afecta a los perros con mucha más rapidez que a los humanos y es nuestra responsabilidad protegerles y evitar situaciones de riesgo.

Los perros eliminan el calor de varias formas: jadeando (a través de la respiración), sudando (a diferencia de los humanos, que sudamos por todo el cuerpo, ellos sólo lo hacen a través de las almohadillas de las patas) y a través de zonas de poco pelo como la barriga (cuando se tumban en superficies frescas es precisamente para liberar calor por conducción).

Lo que a nosotros nos parece «un momentito» puede ser fatal para ellos: cuando hace calor, dejar a un perro en un coche con las ventanas cerradas puede causarle graves daños en 10 minutos y la muerte en menos de 20 minutos.

Es muy importante conocer cómo reacciona el cuerpo de los perros frente a los cambios bruscos de temperatura y protegerles adecuadamente para evitar consecuencias fatales.

Compártelo en las redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email